Las vacaciones de la discordia

Publicado el 17 de Agosto de 2017
43 comentarios

verdes

Hoy quería contarte que el otro día tuve varias sesiones de asesoramiento personal y/o profesional que ofrezco gratuita a mis alumnos del Máster en Cocina Vegetariana, que ya va por la 20ª Edición.

En este caso, una de mis alumnas, que acabó la última edición completamente encantada, motivada y decidida a cambiar su vida, tanto personal como profesionalmente, cosa que estuvo haciendo durante unos meses…

 

Me contaba algo que seguro que a muchos les ha pasado en estas vacaciones…Por esta razón, te lo comparto. Espero que sea de utilidad.

Felices vacaciones para tí si aún las disfrutas, si no es así, eliz regreso y para todos feliz final del verano.

 

Aquí va el relato:
Mi alumna se encontró en vacaciones completamente fuera de lugar. A ella, que le gusta comer sano y calmada, estar en sitios tranquilos donde haya poca gente y poco ruido, no le quedó otra que irse de vacaciones con su novio a la playa la primera semana de agosto, pues era la única semana de vacaciones que el tenía libre.
Para quien no viva en España, la primera semana de agosto suele ser uno de los momentos en los que más personas veranean en las costas españolas. Al haber tanta gente en los mismos lugares, los desplazamientos son más lentos; hay atascos; la gente va con prisas (en vacaciones); los restaurantes están llenos y el servicio inevitablemente es peor; las playas están abarrotadas de gente que grita, juega, fuma o no hace nada que te incomode pero el espacio está ocupado, tanto en el mar como en la arena, como en el parking, como en el chiringuito donde además ponen música muy alta y hay que esperar al menos media hora para tener mesa…
El primer día se dieron un paseo por la playa ilusionados. Pero llegó la hora de cenar y, mientras su novio, un encanto pero al que no le preocupan los mismos temas de alimentación saludable que a ella, podía comer cualquier cosa de la carta y beberse una cerveza tan feliz, ella no encontraba absolutamente nada que comer que fuera saludable. Como lo estaban pasando bien ella se dejó llevar y cenaron pescado frito.
Al día siguiente ella se sintió mal de la tripa. Había tenido además pesadillas y le apetecía desayunar agua con limón o un zumo depurativo. Pero por allí solo había bares con el típico desayuno de tostada de pan blanco tipo bimbo, con mantequilla y mermelada. Así que su novio preguntó por un buen sitio para desayunar y fueron hasta allí en coche. Tardaron bastante por el atasco e intentando aparcar, pero al fin llegaron.
Tuvieron que esperar casi veinte minutos para sentarse para después comprobar que en la carta lo más sano que había era una “barrita integral (=pan blanco con salvado) con aceite y tomate y zumo de naranja natural”. Mi alumna desayunó lo que no quería, no se atrevió a poner más pegas.
De esta guisa pasaron los días, con mi alumna sacrificando a sus pobres bacterias intestinales probioticas por acompañar en las comidas a su pareja, tomando alimentos refinados, como pan blanco, paella con arroz blanco claro está, pescados fritos o ensaladas con una triste lechuga iceberg. Las vacaciones se le estaban haciendo largas.
 
Su novio, cansado de que ella fuera “tan especialita” con las comidas y las salidas de ocio, pues prefería ir a los lugares poco concurridos y más tranquilos, los cuales escaseaban, terminó por poner también caras largas.
Discutieron varias veces y malgastaron su precioso tiempo de vacaciones juntos.
Te ha pasado algo parecido?
 
Bueno, si es el caso, siento mucho los malos ratos. Es curioso cómo esperamos con ansia las vacaciones para que luego pase esto, justo lo contrario que queremos. Mi alumna estaba desanimada. Me decía:
“Creía que sabía cuál era mi lugar en la vida, lo que se me pedía como persona y como profesional… vivir cuidándome y llevando una vida sana… pero he vuelto de las vacaciones después de pelearme casi cada día con mi pareja, completamente hecha un lío. No sé qué me pide la vida ni cuál es mi lugar. Me siento muy perdida.”
Yo no tengo una varita mágica para saber cuál es el lugar de cada uno en este mundo ni a que hemos sido llamados. Ojalá la tuviera, también me vendría bien para mí misma en los momentos de fragilidad. Pero no la tengo.
Lo único que creo saber porque así lo siento, y es un sentir que me da paz, es que la vida nos coloca en situaciones en las que es muy difícil mantener la calma y actuar como nuestro ideal de comportamiento ejemplar.
Luego nos sentimos perdidos y dejamos de saber quiénes somos. Sin embargo, creo que aunque esto nos haga dudar de si estamos donde nos corresponde, es más constructivo mirar este tipo de situaciones de este modo:
  • Como que estamos, más que nunca, donde nos corresponde estar, porque por eso estamos ahí. No se trata de saber ni por qué, e incluso te diría ni de saber para qué, solo de saber que ése es nuestro lugar en ese momento. Y por lo tanto, vivirlo.
  • Y vivirlo sin tratar de escapar, sufriendo si es lo que toca y aprendiendo si somos capaces. Pero evitando evadirnos o pasar por encima.
  • Y dar lo mejor de uno mismo a la situación. Perdonar y perdonarnos. Olvidar. Aunque el otro te lo ponga difícil. Y por qué? Pues porque pase lo que pase obrar con amor nunca sobra. No significa que nos dejemos pisar. Puedes alejarte de alguien si no te trata con cariño; pero siempre trátale tu de la mejor forma que sepas o puedas. Da lo mejor de ti.
  • Y si el otro no lo hace… sigue dando lo mejor de ti. Eso te hace grande. No todo el mundo puede o sabe o tiene los recursos necesarios para estar a la altura… pero eso no les convierte en peores que tu.
  • Date cuenta que, en una situación difícil, quien más sufre es quien no obra con amor.
 
Que las situaciones difíciles no te impidan seguir adelante con tus proyectos y tus ideas, aunque sea difícil cuidarse y seguir una alimentación sana en el mundo de hoy según en qué ambientes.
Que los desencuentros no te aparten del camino. Y sobre todo, que no te hagan dejar de dar lo mejor de ti a cada persona y a cada situación.
Con amor, Ana Moreno – La Morenini de España

Comentarios

FRANCIA
Publicado el 17 de Agosto de 2017
Muy linda reflexion.
M.Angeles
Publicado el 17 de Agosto de 2017
Que si me ha pasado??? Justo el fin de semana pasado, estaba con mi marido y mujer hijo en la playa , y también tuve problemas para encontrar un sitio para desayunar, menos mal que tenía dos plátanos que acompañe con un café con leche...,.y sinceramente me cuesta aceptar que no haya más sitios con más opciones veganas/ y o vegetarianas,..... A veces he llegado a pensar si es que debo dejar esta opción de alimentarme , pero en el fondo hay algo que me dice que no, otra cosas es que me cueste trabajo ....... Y aceptar aquello que no comparto......
ana
Publicado el 17 de Agosto de 2017
Me pasa de continuo cada fin de semana. Ahora en breve me voy de ruta de montaña de albergue en albergue.. fuff. . Miedo me da porque ya lo he vivido y se lo que me espera. Yo trato de hacer buena dieta porque mi salud se resiente enseguida si no lo hago. Empecé cono ello y fue mi salvación. . Pero sales al mundo y terminas con ganas de llorar por no poder comer nada o comiendo lo que no puedes y poniéndote mala. A qunen no le pasa no lo entiende. Y te tachan pues eso de maniática o especialita.
Sole Pacho
Publicado el 17 de Agosto de 2017
A mí ya no me pasa, voy preparada con mis alimentos allá donde voy, o los compro donde vaya. Me gusta pensar, cuando comparto vacaciones con mi hermana, madre y sobrino- sobrina, que les estoy dando un ejemplo saludable y cuando quieren, prueban lo que preparo, y claro....¡la horchata está riquísima! La creatividad, cuanto más la usas, más tienes. La vida es maravillosa.
Susana Martín
Publicado el 17 de Agosto de 2017
Muchísimas gracias Ana por tus palabras,por tu generosidad, por transmitir esa paz que albergas que hace que penetre de forma tan sencilla en mi. Para mí eres un referente de evolución en la vida, sólo con leerte, escucharte o simplemente verte cuando apareces en los vídeos es un momento de tranquilidad en medio de toda la vorágine de la vida, y eres un estímulo para sentirme más agradecida y percibir las cosas, incluso las negativas, desde otra perspectiva más amorosa y más creativa. De momento sólo te conozco de los cursos de vegetariano muy verdes y de vegetarianos maduros, pero no me resisto a conocerte personalmente en algún curso presencial cuando mi economía me lo permita. Es un objetivo que quiero realizar, con esa sensación como cuando se dice, no me quiero morir sin antes haber visto o visitado tal sitio. Me gustaría explicarme mejor lo que siento, pero las palabras, a veces, no son suficientes. Muchas gracias por tu generosidad, por tu labor. Con respecto al tema que has abordado, aunque yo no soy vegetariana, pero si intento vegetarianizar mi dieta al máximo, si me he encontrado con este problema varias veces. Pero me he dado cuenta que en algunos momentos tienes que flexibilizar algunos principios, por el medio en el que vivimos, porque sino puedes privarte de enriquecerte de otros aspectos de la vida, como es compartir y disfrutar de otras personas, que aunque piensen de otra forma en el tema de la alimentación, también te "alimentan" con su compañía. Es cuestión de buscar el equilibrio sin amargarte.
elisabeth
Publicado el 17 de Agosto de 2017
Hace un minuto comentaba mi desánimo buscando opciones desde casa antes de movilizarnos. Tanto los alojamientos como sitios para alimentarse, entre que busco en trip advisor, miro todas las fotos, de verdad que se hace difícil Ana, no porque una sea especial y exigente, todo lo contrario, busco lo sencillo pero nutritivo en todos los niveles, aire limpio, sitios sin centrales eléctricas al lado de la casa, como nos ha pasado al lado de la casa rural, un tendido eléctrico que nos tenía con pesadillas toda la noche... fue tremendo. Al final Ana, no es que uno exija que todo tiene que estar así o asá, es que por todos lados el paquete es el mismo en la mayoría de sitios.. Normalizan lo no natural y todos tan contentos, a consumir. Para tener opciones extras para alimentarnos, al final buscamos herbolarios o mercadillos locales para hacernos con lo que podemos y tener recursos por si nos quedamos sin encontrar nada que nos nutra. Sí, confieso que en momentos de cansancio, se hace pesado. Lo vivo y sé que me sacudiré, pero no me engaño, vuelvo al mismo mundo de etiquetas impuestas. Como con todo volver a los orígenes, a lo básico, integrado en la naturaleza, ... pues no! porque la gente si no hay wifi mal asunto.... es la demanda o la imposición lo que me llama la atención. El año pasado Ana, tuvimos que parar en un sitio para tomar algo antes de viajar de vuelta y la señora había echado flis y no sé cómo se puede hacer un arroz tan malo, un ejercicio que no veas, gracias a nuestra risa ante tanto surrealismo. En fin, respirarse y crear uno siempre que se pueda, nutrirnos de paisajes diferentes conllevan sensaciones y experiencias diferentes... será para compensar, ... en fin, gracias por traer esta reflexión, me estaba sintiendo un poco culpable al sentirme desanimada. Beso y gracias por ser*
Jaume
Publicado el 17 de Agosto de 2017
Bona nit, la contradicció es el numero u en aquest món que vivim, i d' ella s'ha de buscar la part positiva. T'explicare la meva història resumida per que es molt llarga i no cal. Fa just un any que es va mori la meva dona, Una malaltia d'aquestes que avui son de moda (càncer). Aquí comencen les contradiccions, gràcies a la malaltia, (va dura cinc anys amb tot el que comporta, metges, hospitals, tractaments inumans etc.), varem comença una nova etapa a la nostra vida i en ella et baig descobrir a tu, Anna,i gràcies a tu molta altra gent, camins nous els quals no havíem sentit ni vist mai, la nostra vida era la típica de treballar, fer créixer els fills i seguir el rol que imposa la societat actual. Que equivocats que estavam!!! Apartir de la malaltia varem camviar tota la nostra vida, començarem ha pensar en nosaltres, deixant de banda aquesta societat, camviarem la manera la forma i la visio, camviarem l'alimentació i no només l'alimentacio si no també tota l'orientació, ha valora les petites coses i ha ser agraït, respectant tot el que ens dona la vida, respectant totes les circumstàncies que ens toca viure, treballar amb amor i molt d'entusiasme, estimar,estimar, i estimar!!!! Mai podem està prou agraïts aquest món per moltes injustícies (que no puguis entendre) gràcies Anna per ser aquí i per ser com ets, tu i la gent com tu fan que la vida sigui mes fàcil. Seguin els teus comentaris el que volia dir es que totes les experiències serveixent per apendre i per ser millor. No val la pena qüestionar-se, tot es vo si es fa amb amor.
Lourdes
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Ufff, asi de veces, he sido la especialita, y he tenido que sobreadaptarme a las condiciones momentaneas, sabedora de que todo pasa, hasta las peores digestiones. Mucho oomm me ayuda.
Elisa
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Gracias Ana! Y a los demás por comentar. Llegan estos escritos en el momento más oportuno para mI. Un abrazo!
Almudena
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Me encantaría entenderte/leerte Jaume, pero no parlo catalá. Mis condolencias a Cataluña y mi corazón con los afectados por el atentado terrorista. Gracias por todo Ana.
Ani
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Bon dia. Y tanto que me ha pasado. Me he visto completamente reflejada. No es nada fácil ser vegetariano, ni flexivegetariano intentando comer sano. Complicadísimo. Comer fuera de casa es un problema. Resulta difícil encontrar un buen restaurante que sea de precio asequible. Que sea caro tampoco es garantía de que vas a poder comer algo sano y cocinado con sentido. De hecho no busco nada raro, comida simple y sencilla. Pero no, no hay. Todo se reduce al dinero. El tema de la salud y el mimo cocinando, queda al margen. He salido unos días con mi pareja, haciendo ruta, y suerte he tenido de algún macro supermecado para poder comprar un poco de fruta, al menos para el desayuno, medias mañanas y medias tardes. No ecológica, claro. Pero algo es algo. Imposible desayunar en los hoteles. Cantidad de panecillos y bollería, pero nada apetecible para la salud. De fruta poca, como escondida diría yo. El resto comidas repletas de salsas, fritos y azúcar. Después de una semana he vuelto a casa completamente embotada, sintiéndome intoxicada. Lo he hecho para no complicarle la vida a mi pareja. Pero ha pasado un mes y medio y aún no lo he superado. Me sabe mal agredir a mi cuerpo de esta manera. Es eso o no puedes salir de casa. La próxima vez que salga, optaré por apartamentos. Al menos si me pillan, me pillaran menos. Gracias Ana por todo.
carme
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Bon dia, salir de nuestro entorno burbuja/controlado i mantener-nos equilibrados es el mayor reto. Siempre hay opciones más o menos 'sanas'. Lo importante para mi es aprender a integrar y disfrutar. Así cada vez nuestras eleciones, en el plano físicose van alineando pocoa poco. Gracias a todos por ser, por estar y por compartir. Si mantenemos nuestra frecuencia en la del amor incondicional, a veces tocamos la verdadera felicidad. Bones vacances -;)
Ana Moreno
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Querida M.Angeles, Exactamente esa es la típica escena, pero ya somos muchas las personas que se alimentan de forma consciente. Te animo a que sigas tu camino y a que no abandones algo que te hace sentir tan bien. Un abrazo Ana
Susana
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Llevo unos 3-4 años peleando por llevar una alimentación saludable, y al final he optado por llevarme yo las cosas, sobretodo desayuno. Me llevo mi personal blendec, tahini, frutos secos, semillas, hierba de trigo, y con un poco de agua y el Tahini me hago la leche de sésamo y si además tengo una fruta, ya tengo mi batido. Eso lo hago antes de salir a desayunar y cuando mi pareja desayuna yo me tomo una infusion o un zumo de naranja al q le añado hierba de trigo. Si para comer solo tienen ensalada, pues le añado frutos secos o semillas... y así voy trampeando aunque a veces es difícil. También desde hace dos años intento no ir de hotel, sino a cavapitãs, apartamentos... que me puedo cocinar yo si tengo que ir de hotel asegurarme que ofrezca mucha verdura en su buffet. Pero sí que es cierto que se hace cuesta arriba, en esos momentos pienso en lo bien que me siento fisicamente, y en la energía que tengo y siento que merece la pena. Yo estoy cuidando de mi y con eso me quedo
Carmen
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Sí que es complicado, no nos lo ponen fácil pero es verdad que lo mejor es aceptarlo y vivirlo sin mal rollo sobre todo, si estamos siempre cabreados quien sufrirá las consecuencias somos nosotros mismos. Estoy acostumbrada a responder siempre con amor a los desplantes y desaires, eso no significa poner la otra mejilla si no vivir en paz conmigo misma y mis valores y perdonar desde dentro sin necesidad de exteriorizarlo. Es la mejor forma de afrontar todas estas situaciones del día a día. Sin ir más lejos la otra noche me tocó cenar un tomate con cebolla que me tuve que aliñar yo misma al que agregué anacardos que llevaba en el bolso... pues disfruté de la compañía que era lo que tocaba, no me amargué la noche ;-)
Andrea
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Buenos diiias a todos!! Está claro que yo también me siento identificada con esta situación precisamente por eso estoy dejando aquí mi comentario. A principios del año pasado empecé con una dieta muy sana, limpia y viva, siguiendo los maravillosos consejos de Ana, lo que me aporto un bienestar físico y emocional, pero a los pocos meses se me complicó bastante el poder seguir con mi nuevo estilo de vida, que tanto bien me hacía, por compartir más tiempo y actividades con mi pareja, para la cual el comer tan sano era una exageración, Estoy totalmente de acuerdo que es bastante difícil, según en que lugares, encontrar comida sana, pero confieso que a mí lo que más me cuesta a veces, es que los demás me entiendan, me resulta complicado explicar porqué no tomo café, trabajando en una oficina donde todos nos reunimos a primera hora de la mañana junto a la dichosa máquina del café, porqué no como carne, ni pescado, cuando estoy rodeada de personas que te dices "y de dónde vas a sacar la proteína???".......bueno supongo que os pasa a vosotros también. Así que este verano decidí empezar de nuevo con los hábitos de vida saludable, no como carne, pescado ni tampoco lácteos. Me encuentro genial, estoy contenta. alegre y llena de energía, incluso he empezado otra vez con el deporte. Quería aprovechar este momento para darte las gracias a ti Ana, por hacer tanto bien, por compartir con los demás todo lo que sabes, por aportar al bien común, por cambiar la vida de tantas personas y deseo de todo corazón que cada día seamos más los que a través de una alimentación y hábitos de vida saludable, podamos incidir en los demás. Gracias de corazón y Feliz Verano a tod@s!!!!!
Ana Moreno
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Gracias querida Francia. Un abrazo Ana
Ana
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Gracias Ana por compartir esta experiencia que creo que a todas nos ha pasado alguna vez. Yo, que ya he tenido varias experiencias me voy de vacaciones a un camping más o menos tranquilo a un bungalow con cocina y nevera grande para poder comprar y cocinarme mi comida. La semana anterior cocino en casa lasaña vegetariana de berenjena o calabacín, cremas de verduras, hamburguesas de legumbres, quinoa con veduritas..., unas cuantas cosas para llevarme congeladas y tampoco pasarme todas las vacaciones cocinando. Y la lista de la compra una vez estamos allí se la hago a mi marido con un montón de frutas y verduras, tarros de legumbres cocidas para mis ensaladas..., bueno ya sabéis. Así he conseguido este año pasar 12 días fuera de casa cocinando un poco y comiendo bastante bien y vegetariano siempre. Con la ayuda de mi marido y mis hijos que aunque no son vegetarianos no tienen problema con mi alimentación y me ayudan siempre buscando opciones saludables. Aunque tengo que confesar que he pecado un poco con los helados... no me he podido resistir!! Besos a todas y animo!!! Poco a poco y cada vez irá mejor . No os desilusionéis!!
Ana Moreno
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Querida Ana, Ahora como sabes lo que va a pasar, anticipate a la situación, prepárate un kit de supervivencia con los alimentos frescos que puedas llevarte y llama a los albergues para saber qué pueden hacer por ti. A veces me sorprendo de lo dispuestos que están a ayudar si les pregunto con amabilidad. Que tengas felices días de montaña! Un abrazo Ana
Ana Moreno
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Querida Sole, ¡Que maravilloso ejemplo! Muchas gracias por compartirlo, no hay nada mejor que ir preparados para poder disfrutar y además inspirar a los que tenemos cerca. Nunca se sabe cuándo estamos plantando una semilla. Un abrazo Ana
Mar
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Buenos días, yo confieso que no estoy a vuestro nivel de compromiso y exigencia, pero os transmito mi experiencia. Yo divido mi veraneo en dos, la primera quincena en un pueblito maravilloso de Soria la primera quincena. Me parece el paraíso, con sus bosques y el Duero refrescando el ambiente y huyó a el cada vez que puedo, y la segunda quincena la paso en la playa. Cada vez que llega la primera quincena, parece que mis poros se abren, la naturaleza me abruma y me llena y me hace disfrutar a tope. No es que la opción de restaurantes y bares sea la óptima, es la que es. Solo un bar. Solo una tienda. Dos hotelitos y varias casas rurales. La opción elegida es siempre casa rural pues el "dominar" lo que quieres comer se hace sencilla y sin tentaciones (veis?, a mí me cuesta). La tranquilidad se puede "mascar". Esta año, además, tuve la fortuna de poder contratar a Elisabeth, una entrenadora, para que me ayudara a mantenerme en forma. Maravilloso. Se duerme de maravilla, se pasea de maravilla, se come de maravilla, se disfruta de maravilla. Bien. Llega la segunda quincena, y marchó hacia la playa y cada vez que llego me pregunto ... pero por qué??? Porque abandonar La Paz y la tranquilidad por el tumulto y la masificación??? Sencillo. "Mama, que aburrido es el pueblo, vamonos ya a playa" y zasca... a la playa toda la familia. Es cierto que se convierte en un verano distinto, pero la verdad, disfruto tanto de Soria que unos días de sacrificio en la playa se aguantan mejor, y como dices, Ana, mi familia se merece todo mi amor. Un saludo a todos
marta fernandez
Publicado el 18 de Agosto de 2017
a mi me pasa exactamente igual. salir a comer fuera de casa es un suplicio. Mis vacaciones, de camping, yo hago la comida, así que como igual que en casa porque cocino yo. Suelo llevar hechas cosas de casa, porque no me llevo la thermomix, ni el extractor de zumos... pero sí suelo llevarme algún batido verde para unos días, luego el agua con limón y le pongo algún detox verde, algo es algo. las cenas suelen ser algo contundentes que en casa, porque solemos cenar por algún sitio, pero si meriendo bien y me tomo mis verduritas antes de salir, pues luego puedo acompañar y picar algo, ya no tengo tanto lió. pero de los hoteles ya he huido hace tiempo, para mí el camping la mejor opción,
Ana Moreno
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Querida Susana, Muchas gracias por tu cálido mensaje. Me encanta tu perspectiva, aunque queramos mantener nuestros habitos saludables, debemos encontrar un equilibrio y no renunciar a la compañía de nuestros amigos y familiares, eso por supuesto. Espero poder verte pronto en el Master de Cocina Vegetariana presencial, con el Curso para Vegetarianos muy verdes tienes una estupenda base para realizarlo. Un fuerte abrazo Ana
Ana Moreno
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Querida Elisabeth, Es humano sentirse desanimado de vez en cuando, nos pasa a todos, pero tus reflexiones al final de tu comentario son las pautas a seguir. Respirar, disfrutar de los paisajes y nutrirse de las experiencias. Eso, y tener buenos contactos y la suerte de encontrar sitios acorde con nuestra manera de vivir la vida. Un abrazo Ana
Ana Moreno
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Querida Lourdes, ooommmm es la mejor medicina, estoy de acuerdo. Un abrazo Ana
Ana Moreno
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Querida Elisa, Gracias a ti por recibirlos. Un abrazo Ana
Ana Moreno
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Querida Almudena, y Jaume si lo estás leyendo, Estoy segura de que todos estamos con nuestro corazón puesto en Barcelona. Un abrazo Ana
Ana Moreno
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Querida Ani, Optar por organizarse el viaje uno mismo y tener la libertad de comprar alimentos frescos y cocinarlos en un apartamento es una buenisima idea. Ahora intenta comer lo más equilibrado posible, sigue trucos de depuración y para la próxima ya sabes que es lo que te va a hacer más feliz. Un abrazo Ana
Ana Moreno
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Querida Carme, Tu lo has dicho, conseguimos vivir en nuestra burbuja equilibrada y debemos estar preparados para llevarnosla donde quiera que vayamos y al mismo tiempo ser capaces de ser flexibles y disfrutar. Gracias a ti por tu comentario. Un abrazo Ana
Marian
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Hombre, todavía por desgracia nos tenemos que adaptar a estas situaciones porque la sociedad está en un periodo de transición donde lo de "antes" todavía prevalece...ya cambiará, ya.... Mientras tanto el desayuno hay que llevárselo, yo compro la fruta al llegar de vacaciones , me llevo mi leche de avena y mis semillas y cereales y me lo hago yo... nunca bajo a desayunar fuera , solo acompaño y como mucho me tomo para acompañar un té verde con hielo o un zumo recién exprimido. Siempre huyo de los extremos porque pasa esto y creo que hay que saber adaptarse a todo porque si no te puedes arruinar, como es el caso, unas buenas vacaciones.
Yolanda
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Muchas gracias Ana, eres el referente no sólo de alimentación sana sino de llevar la 'salud' a otras áreas de nuestra vida. Barcelona, estoy contigo <3
Mariana
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Hola! Queria comentar mi experiencia desde argentina! Soy vegetariana hace 16 años y recientemente deje el gluten y los quesos gracias a tus recetas de quesos veganos (gracias!!! Estoy muy feliz por ello sin tus recetas no lo habria logrado!!) Lo unico que aun consumo son huevos de procedencia organica y crianza libre. Para mi es muy simple. Para mi era muy importante que mi pareja fuera vegetariano. Y hace 9 años que nos encontramos y compartimos nuestras vidas. Hace 2 años, por una serie de emociones no resueltas, alimentacion mala vegetariana ( gluten, colas, quesos, fritos, en fin, lo que para mi era normal..) y toma de elecciones que me llevaron a un lugar en el cual no era feliz y no me atrevía a verlo... Empecé con reflujo gastrico y gracias a ello mi vida dió un giro de 180°. Empece a bailar los 5 ritmos de gabrielle roth, a hacer bioenergetica, a hacer meditaciones en silencio y meditaciones activas, a regalarme masajes, a estudiar ayurveda, a hacer tus cursos online, a meterme en todo aquello irresuelto en mi vida, y con mucha felicidad encontré a mis guias en vida.. ( claramente mi vida no esta resuelta, sigo laburando, toda situación es una oportunidad de crecimiento aunq a veces me duela y me ponga triste ahi hay algo para transmutar!) Para mí, la clave esta en como dices tanto tu ana: en planificar. Si me voy a algun lado me aseguro q haya cocina y me llevo mi juguera ( enchufes siempre hay!) Y juego de ollitas y cubiertos preferidos a la hora de cocinar. Me llevo mis especias y mis blends todo lo que el viaje me permita: elijo si quiero mas comodidad voy en coche, si voy en avion tendré q informarme y dirigir mi viaje hacia lugares en dde tb existan opciones que pueda comer, pq eso me trae mucha felicidad. Trato de estar lo mas comoda posible en el nuevo lugar, pq se q una mala alimentacion, me arruina la salud instantáneamente y comienzo a tener ardor y con eso no disfruto. Y sino, siempre estan tus tips, en todos los lugares hay agua y limon, o jugo de naranja, y podes llevarte tu clorella o espirulina.. o pedir un te, y usar el agua caliente para batir tu pastita de almendras y cacao y sino ... Magic bullet para todos lados! Con el mismo espiritu se pueden armar comidas y meriendas afuera, combinando con pequeños preparados caseros para poder disfrutar y no sentirme excluida porque elijo cuidarme. Tb si me apetece mucho ir a comer afuera me doy una vuelta por los restoranes fuera de horario pico y veo menues ( en gral hay uno afuera q puede ser mirado tranquilamente y con lista de precios) a ver que lugar tiene opciones mas crudas o gluten free. En general lo que nos pasa mucho, es que ya la comida comprada, nos resulta muy basica y poco elaborada asiq si me doy a elegir prefiero alquilar un lugar con cocina, pq se que voy a comer mas rico! Mas variado! con una optima digestion! En fin, planificarme, informarme, y creatividad son mis aliadas no solo en vacaciones sino siempre que voy a comer afuera, pq no la quiero pasar mal, y pq me da mucho gusto sentirme incluída en una sociedad en dde aun la gran mayoría no despierta en cuanto a una alimentación mas consciente y saludable... pero que cada vez mas y mas (de a poquito) se va concientizando. A mis 18 años cdo finalmente pude ser vegetariana luego de varios intentos en mi adolescencia, no existían libros sobre veganismo en buenos aires! Hoy en dia, a mis 34 hay restoranes crudos en buenos aires!!! Eso es evolución! Hacia allí vamos! Gracias ana amé tu curso de vegetarianos muy verdes, ya lo terminé, y lo estoy volviendo a empezar, hay mucho para asimilar! Tb estoy anotada en vegetarianos verdes y maduros, me falta el master y estoy lista! :D
Josefina
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Querida Ana Soy Josefina. Estoy haciendo tu master on line y por tanto no te conozco personalmente todavia. Has descrito exactamente la sensación de marciana-aterrizada-en-jamonlandia-cocidolandia-patatafritalandia que todos nosotros padecemos al salir al oscuro y malvado mundo. Exagerado? Tal vez. Pero la vida es un aprendizaje, y aunque al principio me tumbaban por KO y terminaba por comerme una miserable lechuga iceberg con tomate transgénico rociado de una salsa dulzona supuestamente sabrosa y decorativa y me sentia fatal ello, he terminado por cargar en mi mochila/maleta algunos extras (pocos, que tampoco estan los viajes low cost como para arrastrar pir el mundo media despensa) Y asi intento conciliar ambos mundos. No es mi alimentación soñada, de acuerdo. Pero estas experiencias me sirven para reafirmarme en mi camino escogido y de paso para "convencer" a algun que otro compañero de viaje. A esto se le llama extraer grandeza de la desgracia! Y creo firmemente que hace mas daño a mi mente y mi cuerpo ser poco flexible que un poquito de pan blanco de pueblo con aceptable aceite de oliva para desayunar. Eso si, en las paradas en pueblecitos me lanzo cual loba hambrienta sobre mercados co frutas de temporada. Vivan los viajes aventureros!
Mai
Publicado el 18 de Agosto de 2017
Bueno ! Se trata de ser flexible, poner una gran sonrisa al camarero y pedirle unas verduras a la plancha, un arroz, una pasta... Fuera de casa y lejos de una gran ciudad llena de servicios hay poco que hacer, pero tampoco vamos a hacer un drama porque no tienen unas fantásticas legumbres sin carne, o todo integral, no nos vamos a poner enfermos por unos días, he estado este año un mes en Asia y he comido muy bien, la mayoría de las cosas me han sentado bien y la carne y el pescado ni olerlos, creo que para sobrevivir fuera de casa hay que cultivar la aceptación, ser resolutivo y muy muy flexible.. y los supers? Siempre hay fruta, verduras, leches vegetales etc etc.. Creo que la cuestión es ir acumulando recursos, aprender a buscarse la vida para comer fuera,.. y todo fluye...
Marta
Publicado el 19 de Agosto de 2017
Querida Ana, soy Marta, alumna de tus cursos. Te agradezco mucho este post, que viene en el momento perfecto, justo cuando estoy terminando mis vacaciones, y me siento hinchada y embotada por no haber seguido mi dieta habitual. Es que ni siquiera he seguido mi plan inicial, en el que había decidido hacer una comida fuera y una en casa. Me he dejado arrastrar por la corriente de los amigos con los que comparto las vacaciones y he roto todos mis protocolos. Claramente tengo todavía mucho que aprender y mucha fuerza de voluntad que encontrar en mí. A pesar del par de kilos extra con los que me voy, además de cierto ardor de estómago, han sido unas vacaciones estupendas y las he disfrutado mucho, al fin y al cabo la alimentación sólo es una parte de la experiencia y aunque cueste volver al tono habitual lo conseguiré. El mundo de la oferta se basa en la demanda. Si la sociedad cambia y se vuelve más consciente y más sana (y yo así lo espero), los restaurantes se llenarán de comida saludable. Todos los que estamos en este foro estamos contribuyendo al cambio. Ana, mil gracias por todo lo que nos aportas. Barcelona, estás en mi corazón.
Benayga
Publicado el 19 de Agosto de 2017
En mi caso soy vegana sobre todo por motivos éticos lo cual siempre me ha llevado a buscar una solución y a veces resulta mas divertida e improvisada. Intento llevar un tupper y un cuchillo que enseguida me voy a un súper y me hago una macedonia o una ensalada. Y en los restaurantes pedir lo que se pueda,modificar o que preparen un plato verano. Aquí en canarias siempre hay papas arrugadas con mojo y algo de ensalada y al final consigues comer mas o menos. He aprendido a ser previsora con el tiempo y esto se lo he contagiado a mi pareja que ya es vegano y ahora mi hijo que aunque es muy pequeño ya prefiere una fruta a cualquier alimento procesado. Sobre todo animo a todos a que pidan leche vegetal así no la haya por ejemplo o lo que sea que queramos para crear demanda. Después de tantos años, al fin veo la cantidad de cafeterías y restaurantes con opciones veganas! Lo importante es vivir en paz con los animales y el mundo que nos rodea. Saludos y mil gracias Ana siempre por tus sabios consejos, me llenan de fuerza y energía!
Inés
Publicado el 19 de Agosto de 2017
Hola Ana! Gracias por compartir esta esperiencia y a tu alumna por querer darla a conocer. Yo no tengo "problemas" de salud por lo que si vuelvo a comer mal ( de restaurantes toda una semana) lo que me puede pasar es dolor de tripa, diarrea o estreñimiento pero, para mi lo mas importante es tu concepto "flexi" que lo aplico mucho y así es como he dejado de comer carne en mas menos dos años y cambiar mi alimentación a una mas alcalina y saludable. Ir poco a poco me ha ayudado a no estresarme a no desanimarme y sobre todo a tener mas recursos como 1. Hacerme kits si me voy de viaje 2. Conocer mas sitios donde poder ir a comer 3. Al meterme en este mundo mas sano descubres otras personas, ocio o ideas vacacionales... a dia de hoy sigo pensando que no puedo relajarme pero tambien te diré que cuando mi novio baja a hacer la compra y veo que ha comprado bollitos o arroz blanco o patatas fritas me digo venga, esto es lo que la morenini dice del 30% 70% 😅 Luego bajo a hacer yo la compra y regulo 😉 Y, lo mas importante, acepto que mi novio no quiera cuidarse como yo y le enseño simplemente con mi forma de comprar y cocinar lo que a mi me gusta porque Sí es como de vez en cuando me suelta perlas del tipo "cariño, esta semana me apetece comer solo cosas crudas" 😊 Y yo se que le invito mas a una alimentacion sana con mi estilo de vida que con mis palabras. Eso si, es complicado y, a veces eso significa que cada uno tenga que hacer comidas o planes por separado, pero no pasa nada porque entiendo que en eso consiste la libertad del flexivegetariano
Enrique Dzul
Publicado el 19 de Agosto de 2017
En primer lugar gracias por tomarme en cuenta y compartir la experiencia . Cambiar a un estilo de vida sana, no es fácil requiere de carácter y firmeza en principios, pero no hay que darse por vencidos hay que reiniciar, olvidar el pasado y proponerse el delante, que Dios nos ayude ser vencedores y gozar de buena salud practicando una dieta saludable, tomar agua, hacer ejercicio, participar de un descanso apropiado, tener una mente positiva y confiar en Dios. ánimo mis amigos
loreley
Publicado el 21 de Agosto de 2017
yo pensé que solo eso pasaba acá en la pequeña ciudad que vivo, pero por lo visto no. En donde vivo solo hay 3 dietéticas, y los lugares de comida no son saludables, sino pizzas con harinas blancas, fritos, pastas.la verdad que se me dificulta salir a cenar con amigos, o tambien comer en familia. hay que estar muy organizado y llevar a todos lados una vianda con los alimentos apropiados.es una pena.comida chatarra hay por todos lados, pero saludable no.
Ana Moreno
Publicado el 22 de Agosto de 2017
Querida Lorely, Sí, es verdad que tenemos que ir preparados, pues aunque los tiempos están cambiando y cada vez hay más tiendas y restaurantes que ofrecen comida equilibrada y saludable, en las ciudades pequeñas en los pueblos se nos complica la historia. Por eso precisamente no debemos bajar la guardia. Un abrazo Ana
Alicia Rodríguez
Publicado el 22 de Agosto de 2017
Hola Ana. Muchas gracias por compartir esta experiencia, a mí también me ha pasado estar con gente que no se alimenta como yo. Me gustaría ofrecer mi punto de vista de que ceder en determinadas ocasiones por un tiempo limitado no significa no ser fiel a uno mismo. En esos momentos, como bien dice Susana Martín, te nutres a otro nivel, es lo que yo llamo los alimentos primarios, aquellos que no entran por la boca pero nutren tu ser con la compañía, el entorno o el resto de cosas buenas que haya en ese momento. Como bien recomiendas, hay que seguir firme en nuestras decisiones, porque por algún motivo las tomamos. Esta alumna tuya parece no tener problemas con la alimentación. Sin embargo, hay algo en la pareja que hay que trabajar. Es una oportunidad para ella de conocerse mejor, conocer mejor a su pareja y ver en qué puntos deberían ahondar más en la relación. Un abrazo muy fuerte para ti y otro muy grande y especial para tu alumna. Alicia Rodríguez
Martha cORTES
Publicado el 15 de Septiembre de 2017
Hola Ana gracias por estar, no es fácil y he desistido muchas veces de este estilo d vida, pero la mejor forma como bien dices es el amor hacia tu familia y amigos, estar en paz con todos, yo me fui en verano de vacaciones y en el hotel habiía un frigobar el cual me ayudo para congelar fruta banano, y pude comprar frutos secos avena y salir preparada en las mañanas para el día, estar con mi familia era la mas importante comer ligero, y cenar igual cualquier fruta, saludos
Ana Moreno
Publicado el 16 de Septiembre de 2017
Queria Martha, Lo has hecho estupendamente utilizando los recursos que tenías a tu alcance y priorizando el bienestar con tu familia. ¡Muchas gracias por tu ejemplo! Un abrazo Ana

Tu comentario