Quiero ser una vieja verde

Publicado el 2 de Octubre de 2016
29 comentarios
8194_h_sLa vida es una preparación para la muerte… Y mi sueño (como el de todo el mundo) es morirme en la cama, con cien años, hecha una rosa y sin sufrir ni un ápice
Tengo una amiga de hace casi 20 años, antigua compañera de piso, con quien me entiendo fenomenal. Ella vive hace varios años en Asia (esta es una de las explicaciones de por qué voy tanto por allí). Y aunque nos vemos todos los años, aquí o allí y estamos temporadas juntas, cuando estamos separadas nos enviamos un (o más de uno) whatsupp de voz al día. 
En una de estas “conversaciones” por whatsupp, a mi amiga se le ocurrió una idea fantástica: Ser dos viejas verdes. 
Esto no sólo se pone interesante sino también picante. No puedo resistirme a seguir contándotelo…. Pero si quieres saber qué es esto permíteme que te cuente primero una historia.
Hace como 2 años, a mi amiga la operaron en Tailandia. Como justo en ese momento yo estaba en la India, sin pensármelo fui a Bangkok para estar con ella en la operación.
Afortunadamente todo salió bien y decidimos pasar juntas unos días de relax en una isla a una hora de Bangkok en avión.
Fuimos a un lugar que me habían recomendado, pensando que podríamos hacer un detox y estar en contacto con la naturaleza. Cuando llegamos al lugar nos encontramos que había un horrible ruido (y olor) que pertenecía al generador de electricidad y que afectaba a todas las habitaciones.
Así que decidimos ir a comer algo mientras veíamos qué hacer. El menú crudivegano tenía buenísima pinta, así que nos relajamos y así, con la guardia baja, satisfechas de nuestra astuta maniobra y dispuestas a comernos el mundo, nos sentamos a esperar la comanda. Ah, pero qué ingenuidad la nuestra pensando que, con estómago satisfecho, nada malo nos podía suceder. Pues bien, os presento a otro nuevo personaje: la cucaracha, qué digo, la ENORME CUCARACHA que, mientras reíamos despreocupadas, se paseaba con tranquilidad por nuestra mesa. Pero aquí no queda todo, el camarero, distraído y risueño, apareció con la bandeja llena de manjares que fue a posarse precisamente encima de nuestra amiga. Apoyó la bandeja sobre la mesa mientas sonaba “crack, kronch, kronch”. Nuestra amiga falleció al instante mintras el camarero se alejaba con la tranquilidad del deber cumplido: ni se inmutó.
Hey, espera, ¡no te vayas! ¡Qué todavía no he llegado a la mejor parte! ¡Las Viejas verdes necesitan su tiempo!
Ya llegamos, no te impacientes… dame un párrafo más que esto está casi…
Para resumir y como veo que te impacientas, a las 2 horas de estar allí dijimos que nos íbamos, lo cual sospechosamente no extrañó a los responsables del hotel, y nos dirigimos a… ¿dónde?
Era casi de noche y no teníamos donde ir… Así que a la desesperada, estando mi pobre amiga convaleciente de la operación, tomé las riendas del asunto y reservé un super hotel de lujo… enclavado en un maravilloso entorno natural… pensando en que al día siguiente ya buscaríamos con más calma otro lugar.
Dame un último párrafo y te prometo que después te cuento lo que es ser una “vieja verde”…
El hotel era tan increíble que ya nada nos movió de allí, ya haríamos frente al agujero en nuestros bolsillos… después de todo, ¿no estábamos celebrando que la operación había salido bien?

Era un hotel pequeñito y todos los huéspedes eran parejas en su luna de miel o aniversario… Como nosotras también éramos dos… los demás clientes del hotel, aburridos cotilleaban que éramos un pareja de novias chilenas, ¿por qué?Pues porque no acababan de localizar nuestro acento: una italiana hablando en español y una andaluza hablando como los de Madrid. Nos apodaron las “novias chilenas”.

Por lo visto les teníamos confundidos en más de una cosa. Así fue como mi amiga y yo nos convertimos en “novias chilenas”.
¿Que por qué te cuento esto? La penúltima vez que la vi, recuerdo que hacía 1 año que nos nos veíamos, y desde el primer momento casi nos leíamos el pensamiento… Y eso que aún no habíamos empezado con los whatsupp diarios… Somos como novias… según dicen… y chilenas.
La propuesta de mi amiga es que de mayor, seamos dos “viejas verdes”. Ser una “vieja verde” es como ser “novias chilenas”.
Es decir, que el primer requisito es vivir juntas y, el segundo, hacerlo en un lugar o en varios lugares que nos permitan llevar un estilo de vida maravilloso.
Vivir juntas en un lugar o en varios lugares que nos permitan llevar un estilo de vida maravilloso. Y ¿cómo es este estilo de vida? Por supuesto verde, muy verde. Porque comeríamos y beberíamos cosas verdes, vegetales, ensaladas, brócoli, higos, fruta fresca y estaríamos en contacto con la naturaleza, es decir, con el verde, arropadas mientras caminamos por la vereda de un riachuelo y contemplamos la belleza del entorno sentadas en un banco (no olvides que ya seríamos viejas y nos podemos cansar).

Iríamos a tomar zumos naturales, a un spa o hammam según el país donde estemos viviendo en ese momento… (ya sabes, fresquito en verano y cálido en invierno), nos pondríamos mascarillas, pasearíamos por la playa o por el campo… haríamos ejercicio habitualmente para seguir cuidando nuestra salud…, seguiríamos trabajando vía internet, porque nosotras, que pertenecemos al fenómeno digital nomad, trabajamos por placer… éso si, sólo lo haríamos algunas horitas al día, porque el resto del tiempo lo dedicaríamos a hablar con los vecinos del pueblecito en el que nos encontráramos…

Como ya perteneceríamos al grupo de la sabia tercera edad, nos importaría menos nuestro físico y al fín podríamos relajar esta presión social del tener que estar siempre guapas. 

Vista así, la vejez, es para mi algo muy esperado. No me da miedo envejecer porque tengo fantásticos planes. Gracias a la idea de mi novia chilena, hemos perdido el miedo a ser viejas. Y además esta genial idea hace que queramos cuidarnos mucho, mucho, para poder cumplir años con salud y llegar a realizar nuestro sueño, el de ser unas “viejas verdes”.

¿Y tu? ¿Quieres ser un viejo o una vieja verde? 

curso para vegetarianos muy verdes, por Ana MorenoAbierto el plazo de inscripción para el Curso on line para Vegetarianos Muy Verdes

1h de vídeo semanal con 2 cámaras y postproducción cinematográfica
Vídeos disponibles para siempre – Sólo 20 euros/mes durante 10 meses (40 vídeos)

Inscríbete ya!!! CLICK AQUI http://bit.ly/2cu1dQo

 

Te lo pongo en bandeja. ¡Comienza a ser verde ya sin tener que ser viejo! 
Sé una de esas personitas que deciden cambiar el rumbo de su vida.

Y si no sabes cómo hacerlo, muy fácil: apúntate a mi Curso online para vegetarianos muy verdes.

 

Nos vemos! Arrivederci!

Comentarios

Beatriz
Publicado el 3 de Octubre de 2016
Me encantó. Yo también quiero ser una viejita verde. Ana mil gracias.
Yovana
Publicado el 3 de Octubre de 2016
Me encanto tu historia, y sabes que yo tengo nacionalidad chilena y una amiga que me gustaría hacer lo mismo. Por eso quisiera ser si o si una viejita verde. Te apoyo en esa idea tan saludablemente irresistible. Me siento identificada con lo que escribís y decís. Arriba las viejas verdes jjajaj. Saludos Éxitos, desde Argentina Yovana.
Ana Moreno
Publicado el 3 de Octubre de 2016
Gracias a todos de corazón, me siento profundamente conmovida por vuestras bellas palabras y deseos. Om shanti. Ana
Meritxell
Publicado el 4 de Octubre de 2016
Que bonito Ana, yo tengo ese pensamiento pero junto a mi marido (k odia la verdura?) pero veo que poco a poco va comiendo más sano y más verde gracias a tu curso v. Muy verdes. LO RECOMIENDO 100%, se lo he mandado a amigas que les a picado la curiosidad al verme comer ciertas cosas y ver mi cocina llena de vida... Gracias x todo Ana, yo se que seré un viejita muy verde!!!
lucia cola
Publicado el 7 de Octubre de 2016
A mi también me gustaría ser una viejita verde. Muy bonita historia, Morenini. Gracias.
Carmen
Publicado el 9 de Octubre de 2016
Preciosa historia, Ana, me encanta y me apunto, abrazos
David
Publicado el 9 de Octubre de 2016
Buenísimo Ana, gracias por compartir siempre información de alto valor. Espero conocerte pronto en Madrid, tengo mucho que platicar contigo. Abrazos fuertes!!
Elizabeth
Publicado el 10 de Octubre de 2016
Que genial juego de palabras, vivo en Colombia y te confieso que no soy del todo verde, me cuesta un poco , así que soy un tanto infiel jajajaja, pero bueno supongo que poco a poco me iré "enderezando". Un abrazo cuantico.
Fabiola
Publicado el 10 de Octubre de 2016
Muchos cariños desde Chile... y muchas gracias Ana por tan linda historia, en dónde una vez más entregas confianza y apertura de mente en la búsqueda de la felicidad...que no siempre se da en pareja como lo pide la sociedad. Una amistad real y con amor como la que cuentas me da libertad y fuerza .. Un abrazo a las chilenas verdes !
Anna
Publicado el 10 de Octubre de 2016
Que risa me he pasado con la cucaracha jajajajaja os debéis morir de risa cada vez que lo recordáis. Un beso :)
Irene
Publicado el 10 de Octubre de 2016
Me apunto a ser una viejita verde! Gracias Ana. Una delicia empezar la semana asi.
Carmen Tejaverde
Publicado el 10 de Octubre de 2016
¡Otra que quiere ser una vieja verde! :) Besos y gracias infinitas.
Juan luis
Publicado el 10 de Octubre de 2016
Pues, yo quiro ser un viejo verde, bueno ,verde y azul porque viviría en mi barco, pero rodeado de verde.
Ana Moreno
Publicado el 10 de Octubre de 2016
Alaaaaa verde y azul Juan Luis, eso ya es lo más!!!! Me encanta :)
Ana Moreno
Publicado el 10 de Octubre de 2016
Gracias Fabiola. Lo que tiene la amistad es que es para siempre. Las parejas no siempre. Un abrazo!!!
Carmen Cuerva
Publicado el 10 de Octubre de 2016
Me apunto al club. Que grande es tener una buena amistad. Gracias Ana.
Ana Moreno
Publicado el 10 de Octubre de 2016
Siiii, doy gracias por ello, además en enero voy a visitarla de nuevo a Asia, para seguir siendo novias chilenas viejas verdes :)
Monica castro
Publicado el 10 de Octubre de 2016
Jajajajaja!! Ana eres muy divertida!! Yo soy chilena y casada con un hombre muy carnívoro, y nada de explorador! Así es que imagino mi vida de mayor con amigas, y mi hermana... Viviendo juntas y compartiendo nuestra común necesidad de vivir en contacto con la naturaleza y la alimentación verde y natural. Ya tenemos un espacio, estamos planeando las casitas que nos haríamos, espacios comunes, etc. Nos da mucha ilusión! Y mi marido!!!! El es un bestia encantador. Se suma sin problema. Un abrazo. Para ti y tu novia chilena! Jajajajaja.
Guillermo
Publicado el 10 de Octubre de 2016
Saludos desde Chile a nuestras compatriotas viejas y verdes. Yo aquí, trabajando hace 16 años en lo verde para serlo también en mi vejez. Saludos y un abrazo
Alba
Publicado el 11 de Octubre de 2016
Bien !!! Qué bonito artículo ... a ponerle vida a los años ?
Amparo
Publicado el 12 de Octubre de 2016
Me encantaría ser una vieja verde, además me encanta todo lo que sale de Ana. Ana eres una persona única y me gusta seguirte y ser como tú aunque al ser única es muy complicado.
Esther
Publicado el 12 de Octubre de 2016
Yo también me imagino esa etapa de la vida así. ..acorde a mi vida actual (41) que en cierto modo aprendí de tí desde que te encontré en internet. Siempre gracias Ana.
María Teresa Ramos Onetti
Publicado el 14 de Octubre de 2016
Me ha encantado tu post sobre las "viejas verdes". Yo también quiero estar en ese grupo y compartirlo con alguna buena "novia chilena". Hay candidatas. No he podido inscribirme al curso online. Aun no puedo permitirme gastos que no sean imprescindibles. El curso me atrae muchísimo pero no puedo hacerlo ahora. Como estoy detrás de ti y a tu lado, estaré muy atenta a una próxima oportunidad de disfrutar de tus cursos e incluso de tu presencia. Tengo mucha ilusión de conocer tu casa y tus gatos. Está en mi lista de acciones próximas. Gracias, muchas gracias por el contenido de tu libro "Hambre de amor", del cual te hablaré más despacio en un correo personal. Un abrazo.MTeresa. Mucho éxito con el curso .
Ana Moreno
Publicado el 14 de Octubre de 2016
Querida M Teresa. Tu curso lo pago yo. Estás invitada. Un abrazo grande, Ana.
Irene Armas
Publicado el 18 de Octubre de 2016
Qué lindos planes..!! Estar con las personas que te entienden perfectamente, conoces, y amas...... Sera buenísimo.... Yo me he inscrito al curso,, no he recibido nada en mi correo.... Es hoy que empieza..!? Saludos y un fuerte abrazo, como los tuyos...!!
Ana Moreno
Publicado el 18 de Octubre de 2016
Querida Irene. No me figuras inscrita con tu email. A veces pasa que si os inscribís por paypal, nos llega la información del email que hay en paypal y es ahí donde enviamos los videos. Por favor revisa que no tengas un email distinto en paypal y, si es asi, escríbeme un email a mi correo personal, y te hago el camio de mails para que recibas los videos en el mail que tu quieras. Un abrazo fuerte y gracias, Ana.
Irene Armas
Publicado el 19 de Octubre de 2016
Y así fue, justo ese ere el caso...... Gracias por tan pronta respuesta y la corrección inmediata..... Ya estoy disfrutando del curso..... Bendiciones.....
Chari
Publicado el 20 de Octubre de 2016
Ana, que alegría desprendes y contagias !!! Dan ganas de llegar a vieja jajajajaja Tu generosidad te honra, felicidades por como te muestras.
Josè Moad
Publicado el 23 de Noviembre de 2016
Yo ya soy un viejo verde y como soy mexicano soy como el chile verde, picante pero sabroso (asì dice una canciòn de acà). Un abrazo Ana.

Tu comentario